Psicólog@s, Terapia y Gestalt en Escúchate Psicólogos madrid

Otra de las criticas cuando se opina sobre la terapia Gestalt sin saber el verdadero sentido desde el que se define su trabajo, es que l@s Terapeutas Gestáltic@s decimos eso de " vale todo", " haz lo que quieras", " lo que hagas está bien", etc. , sin poner la importancia sobre las consecuencias que dicha acción provoca en "el mundo". Este artículo intenta poner un poco de luz a esto y a lo que en Terapia Gestalt se entiende por "ser responsable"

Sobre la responsabilidad y el ser responsable

Psicólogos buenos y Terapia Gestalt

Es habitual escuchar frases como: " cómo voy a hacer eso, yo soy una persona responsable" o, " tengo que hacer tal cosa por responsabilidad"... y muchas del estilo.

Yo utilizo mucho el diccionario, creo que es una forma muy sensata que recalcar lo obvio para aclarar algunos términos que utilizamos habitualmente en nuestra manera de hablarnos, y que ciertamente nos sujetan a interpretaciones erróneas que alimentan las fantasías neuróticas de cada un@.


RESPONSABLE:

1 Obligado a responder de algo o de alguien.

2 Dicho de una persona: que pone cuidado y atención en lo que hace o decide.

3 Persona que tiene a su cargo la dirección y vigilancia del trabajo.


La responsabilidad tal como se usa en el día a día no tiene un buen uso si hacemos caso a esta definición. El uso común de "ser responsable" hace referencia más bien a una respuesta o comportamiento adecuado frente a una norma social, o a una exigencia más o menos instaurada a nivel individual de "hacer lo correcto".
El sentido de la responsabilidad se suele perder en el ciclo neurótico propio de cada uno. La responsabilidad se disipa mediante una sucesión de hechos y mecanismos que suceden de manera inconsciente y que se repiten más o menos así:
La "adecuación social", las "reglas familiares", y/o las "fijaciones propias" se interponen ante la responsabilidad, tomando el mando y guiando implacables cualquier decisión a tomar, orientando la acción a la consecución de lo correcto, que animada por la fantasia de una recompensa social o interna de lo bien que hemos obrado,(una palmadita en la espalda que casi nunca llega) hace que cambie el sentido inicial.

Este ciclo, que se dispara muy amenudo ante la toma de decisiones , suele llevar asociado dos mensajes bastante generalizados en nuestra sociedad :
-"Hay que aguantar y soportar en honor a "algo".Un "algo", normalmente poco claro que casi nadie sabe definir ( honor, compromiso...???),
-Y la existencia implicita de una censura por la que otras opciones menos adecuadas serán "castigasdas". El castigo tampoco está definido claramente, suele coincidir con lo que cada uno tememos más. Podría vincularse el castigo a la critica, al rechazo, a la agresión, a la culpa..., demasiadas opciones y un mismo fin, el miedo.
"Tienes que ser responsable con lo que dices" ( no puedes cambiar de opinión y si lo has dicho te aguantes) ,
"Tienes que ser responsable en tu trabajo" ( lo pondrás por delante de todo),
Soy responsable de mis decisiones ( no puedo arrepentirme de lo que hago o cambiar de idea),
Soy una persona responsable ( hago las cosas bien)

Pero en el diccionario núnca se habló de que ser responsable tenga ninguna relación con la correción o adecuación de la acción realizada, ni con las censuras, ni con el aguantar.
En el diccionario se alude a:
La obligatoriedad de responder ante algo o alguien ( hacerse cargo) ,
La atención y el cuidado puesto en la acción ( conciencia)
y a la asunción de aquello que esté a nuestro cargo ( aceptación del efecto que provocamos sobre el otro con nuestras decisiones).

Todos ellos valores de apoyo y sostén de la terapia Gestalt y que se ponen en juego tanto en las sesiones como en las técnicas y postulados de los que parte.

La responsabilidad es algo intrinseco a todas nuestras acciones. Todo lo que hacemos nos hace responsables de ello. Incluso el "no hacer" nos hace responsable de no hacer. Cada movimiento que hacemos lo hacemos de manera voluntaria ( salvo casos de esclavitud ). Y en cada uno de nuestros movimientos somos responsables de aquello que decidimos.
Cuando vamos a trabajar en un estado pésimo de salud, somos igual de responsables del hecho de ir y terminar algúna cosa de máxima prioridad, como del maltrato que estamos generando a nuestro cuerpo. De ambas cosas somos responsables 100%, y sin embargo el maltrato al cuerpo lo vivimos como un mal colateral que no es cosa decidida, sino ajena a nuestra decisión, algo así como un fin aceptado y ajeno a nosotros. Seguro que habéis oido el verbo PODER utilizado en estos casos, como dandonos a entender que alguien no nos deja obrar de otra manera. Me refiero a " no puedo quedarme en casa descansando, tengo mucho trabajo"

Imaginaos: Tienes una reuinión importante, estás con fiebre y tu hijo tiene un cumpleaños que le hace mucha ilusión, y todo en un mismo momento de tu vida. Tienes que decidir que atiendes y que desatiendes.
Las posibilidades son tres según atiendas una cosa u otra. Es evidente que se pueden tomar decisiones menos drásticas y alguien pensará en mil maneras de hacerlo todo, que seguro que las encuentra, pero para que sirva de ejemplo lo he limitado a estas tres posibilidades. Y sonaría así:
"Soy responsable de ir a trabajar, soy responsable de maltratar mi cuerpo y soy responsable de la tristeza de mi hijo y su enfado conmigo"
"Soy responsable de que la reunión no se haga, soy responsable de cuidar mi cuerpo y soy responsable de la tristeza y enfado de mi hijo"

"Soy responsable de que la reunión no salga, soy responsable de maltratar mi cuerpo y soy responsable de la felicidad de mi hijo"

¿Entendeís por qué un psicólogo no deberia nunca "decidir" por ti?¿ entiendes por qué la terapia Gestalt deja la responsasbilidad de la decisión en manos exclusivamente de su "dueño"? Según sea tu situación, según lo que puedas sostener en cada momento, o lo que pierdas con la decisión, elegirás un camino u otro. Todos implican responsabilidad y no hay ninguno correcto. Estás unicamente tú y tu libertad sobre lo que decides hacer.
Pero suena demasiado mal, ciertamente suena demasiado arriesgado, así de explicito da bastante miedo. Parece menos arriesgada la otra posibilidad, la de obviar el diccionario...
Cuando "lo correcto" se une al "ser responsable" ya está casi toda posibilidad de decisión destruida. Lo correcto, en el 90% de las veces, va unido a lo que está bien visto. Visto desde fuera, con una mirada externa o incluso visto por algún personaje interno que siga de cerca nuestra carrera hacia la perfección, atizando con el latigo de la exigencia para que no nos distraigamos del camino. La desnudez que genera el mostrar la decisión propia, la responsabilidad adulta, se esconde como un@ niñ@ asustad@ bajo la presión de tanta mirada ajena esperando el juicio, la culpa, la agresión...
Que nos mostremos implica que nos vean, y que nos vean  suele implicar que el mundo opine, como poco. Y que opinen cuando andas en bragas (emocionalmente hablando) suele vivirse incómodo para la mayoria. ¡ Que dirán de mi si no hago lo correcto! , ¡ Pensarán que no soy buena persona!, ¡No confiarán en mi! , ¡diran que....!
Y así , poco a poco, atrapados entre el deseo de que nos alaven y el miedo a que nos critiquen, nos volvimos a olvidar que estabamos hablando de decidir, de la responsabilidad y de la libertad de hacer. PERO ANTE PALABRAS TAN ENORMES COMO CRITICA, Y JUICIO, Y CULPA ¿QUIÉN VA A PENSAR EN RESPONSABILIDAD?. Iremos por el camino más corto, el de la inconciencia, y volveremos a decir que por ser responsable decidimos tal cosa ( lo adecuado), y obviaremos que lo hacemos casi sin pensar y sin utilizar siquiera la responsabilidad para lo que está definida. Pero nos quitaremos un montón de miradas y reacciones y miedo de encima, o eso creemos, la verdad es que solo desaparecen un rato, hasta la proxima vez que necesitemos decidir.

No estamos acostumbrados a pararnos y entender lo que hacemos para decidir desde la responsabilidad consciente. Ciertamente es más rápido atribuir nuestra acción a unas pocas normas sociales de aprovación, pero no es ni mucho menos más sano emocionalmente. Palabras de rechazo, juicio y culpa interfieren demasiado como para poder sentir la libertad de algo que hacemos todos los dias y minutos de la vida, decidir, y siempre que decidimos estamos siendo responsables de ello, lo queramos o no.

Os dejo una propuestas para reflexionar sobre el ejemplo del trabajo, la enfermedad y el cumpleaños de un poco más arriba.Sería fácil que para no entrar en algunas de las incomodidades fantaseadas previa a la decisión que antes he nombrado ( culpa, rechazo, etc...) se decidiera hacer alguna de las siguientes "escenas":
-Si tu jefe o tus compañeros te dicen: ¿como que no vas a ir a trabajar? Le mientes como un animal y exageras tu mala salud , lo que te deja la sensación de que no estás suficiententemente mal@ y que en cierta medida eres un poco exagerad@ porque podrías haber ido. Y tienes que estar unos dias exagerando tod@ lo mal@ que estabas.
-También podrías decir a tu hij@, mientras llora desconsolad@ que es muy egosita y que no puede ponerse así, y que le compras alguna cosita que aminore el disgusto. Debe de empezar a entender cuales son las priopridades de la vida.
-O tal vez decidas pensar que no estas tan mal@ y que durmiendo 6 horas esta noche te recuperas. Total, el cuerpo suele aguantar.
¿De veras crees que te libras de algo actuando así, o simplemente te metes en "lios " diferentes?

La vida vivida sin responsabilidad es como una cinta transportadora en la que estás colocado y sobre lo que hay poco que decidir. Es a través de la libertad de decisión y desde la responsabilidad con aquello que haces desde donde puedes sentir que realmente eres el actor principal de tu vida.

Suerte en tu busqueda.

Susana Gacituaga
Escúchate Psicólogos Madrid

Loading

¿ Qué sientes si decides desde ti mism@?

¡Gracias por tu votación!
¡Ya has votado en esta encuesta!
Por favor, elige una opción

    SÍNTOMAS Y TRATAMIENTOS
    LOS TERAPEUTAS
    TU ESPACIO
    LAS TERAPIAS