696 887 472  |  91 402 58 40  |   hola@escuchatepsicologosmadrid.es

Demasiado analitico, demasiado control...

Terapia Gestalt Madrid. Psicólogos para el crecimiento personal. Conoceté y aprende de ti.

Terapeutas Gestalt en Madrid. Cuando la rigidez y el análisis son una manera de escapar de lo que te asusta...

Hay muchos motivos por los que acudir al psicólogo. El exceso de análisis y control hace que pierdas la frescura de vivir. Demasiado miedo a improvisar. Como terapeutas Gestalt entendemos que la rigidez no es agradable, por ello te animamos a que te escuches y aprendas de ti y contigo.

El exceso de análisis en la vida diaria hace que a veces  te sientas demasiado rígido, demasiado control cuando se trata de aspectos que rozan más el corazón que la cabeza.

Para algunas personas con infancias en las que lo expontáneo ha estado limitado por uno u otro motivo, no es fácil moverse con el corazón. Prohibiciones, miedos, vacíos…, situaciones que provocan que cada vez tu cabeza vaya tomando el rumbo. Muchas veces el inicio de una terapia tiene como motor rebajar un poco esta sensación de control., con ganas de poder  recordar como era la vida cuando el corazón corría más libremente y con esperanza de recuentro con esta vivencia olvidada. Te dejamos a continuación la narración de una persona que fue poniendo un poco de luz a todo esto en su proceso terapéutico.

CUANDO LA CABEZA MANDA...

TERAPIA GESTALT

No me gusta compartir ni compartirme. Y esto me aleja de la gente.

Tengo miedo a enseñar lo mío, aunque parezca absurdo me asusta que en la intimidad me pueda perder. Suelo sentirme solo, aunque rodeado de gente.

No me suele importar mi soledad, pero a veces pienso que algún día moriré y me aterro, me quedo en vacío, asustado y me siento muy solo. Me quedo inmóvil, angustiado.

Tengo tendencia a no comunicar mis conocimientos e intuiciones; escucho y pienso pero no comparto demasiado. Emocionalmente no comparto mis sentimientos y me mantengo distante y frío/a.

Tengo resistencia a implicarme en cosas sin provecho y a emplear el tiempo en cosas superficiales.

Tengo mucho apego a mis cosas que guardo con cuidado y seguras de que alguien pueda coger.

Necesito mi independencia, poseo una gran capacidad de supervivencia y manifiesto un estilo de vida austero o bohemio. No me gusta depender de nadie. Me asusta la implicación afectiva y el llegar a sentirme dependiente de otra persona. Me siento incomodo a la hora de asumir compromisos a largo plazo, porque me podrían privar de mi libertad e independencia.

Pienso mucho sobre el matrimonio porque el compromiso con mi pareja y el nacimiento de mis futuros hijos me exigiría emplear un tiempo y unas energías que no se si estoy dispuesto a ceder. Mantengo una distancia emocional con respecto a los demás. Protejo mi privacidad. Me siento agobiado por los compromisos y las necesidades de los demás. Me aíslo de los sentimientos, de las personas y de las cosas.

Me gusta crecer intelectualmente mediante la reflexión y la discusión incluso sobre conceptos abstractos. Me gusta la lectura de temas interesantes y el cine. Mi mundo interior es muy rico y me da cobijo.

Prefiero observar y pensar antes que actuar. Tiendo a retrasar la acción y a renunciar a mi propio protagonismo.

Soy tímida/o, introvertida/o, me gusta vivir aislada/o o sola/o, lejos de las tensiones emocionales. A menudo desconecto el teléfono y estoy apartada/o en los grupos.

De niño, me sentí invadido, no pude tener un espacio, no pude tener intimidad. Ahora de adulto lo necesito. Percibo el mundo exterior como invasivo y peligroso, así que me conformo con lo poco que tengo antes de arriesgarme a perderlo. Siento que vivo mi propia vida como un espectador, intentando no involucrarme demasiado, haciendo poco.

Siento necesidad de afecto pero me veo paralizado para acercarme a pedirlo.
Son una especie de sabio solitario. Eso me dicen.

Me canso de la vida social pero en mi retiro gozo de cada relación con el recuerdo.

Prefiero estar libre de obligaciones, huir del compromiso, confiar en mí mismo.

A veces me quedo sin movimiento, como catatónico.

Me cuesta mucho llorar.

Me gustaría explorar el mundo, mostrarme y ver a los demás sin tanta angustia y desconfianza. Sentir que puedo darme solo hasta donde yo quiera y que puedo elegir no darme si no quiero.

Me gustaría escuchar a los otros desde la idea de que hay diferentes visiones de las cosas. Sin sentir que siempre están equivocados y soy yo quien es el lúcido y el que más sabe de casi todo.

Necesito establecer relaciones de intimidad y comunicar mis sentimientos y mis emociones, implicarme en la acción con los demás a fin de disminuir mi propio aislamiento

Trabajar en equipo, sin limitarme a confiar en mis propios recursos.

Dejar que la vida me enseñe, mejor que depender de mis propios esquemas mentales de referencia que me mantienen en rigidez y limitan mi espontaneidad.

. . . . . .

Si estás buscando un psicólogo bueno en Madrid, todos los profesionales de Escúchate somos titulados en Psicología y autorizados por la Comunidad de Madrid como Psicólogos sanitarios. Si buscas un buen terapeuta en Madrid decirte que  en nuestro centro varios Psicólogos/as son también  Terapeutas Gestalt titulados. En  Escúchate Psicólogos Madrid podemos ayudarte. Ven a una primera consulta gratuita y luego decide.

¿ALGUNA DUDA?

Te llamaremos o escribiremos lo antes posible.
error: Content is protected !!