696 887 472  |  91 402 58 40  |   hola@escuchatepsicologosmadrid.es

depresión, tristeza y apoyo psicológico

Terapia Gestalt y depresión

A VECES SENTIMOS QUE LA APATÍA ES LA ÚNICA MANERA DE ESTAR EN LA VIDA.
TANTO TIEMPO SIN SONREIR HACEN QUE PIENSES QUE NO PUEDE SER DIFERENTES.

“Sin ganas de levantarme de la cama, sin ilusión por mis estudios, trabajo, familia…, solo quiero quedarme aquí tapada, no levantarme y que pasé el día”. Sofía. “Me arrastro a trabajar, me siento en mi mesa y funciono como un autómata, me relaciono lo justo para que no me pregunten, para parecer normal… Cuando llego a casa me “enchufo a la televisión” y así pasaré otro día.” Antonio
Apoyo psicológico depresión

EL APOYO PSICOLÓGICO EN CASO DE PRESIÓN

Escúchate Psicólogos Madrid.Terapia y apoyo Psicológico en Madrid para una vida más consciente. Salud emocional y Psicoterapia. Psicólogos buenos y económicos en Madrid.

La terapia te ayuda a entender cómo estás. A poder atravesar lo que te está pasando acompañado de un terapeuta que respeta como te sientes y que te facilita recursos y técnicas que te ayuden a superar este momento. Ayuda dirigida a que puedas hacerte cargo de tu vida y disfrutarla. A hacerte cargo de lo que te está pasando o te haya pasado. A legitimar que tu tristeza tiene un motivo y por ello necesita de un espacio dónde poder recogerla.

Si estás buscando un psicólogo bueno en Madrid ,todos los profesionales de Escúchate somos titulados en Psicología y autorizados por la Comunidad de Madrid como Psicólogos Sanitarios. Si buscas un buen terapeuta en Madrid decirte que  en nuestro centro varios psicólogos son también Terapeutas Gestalt titulados.

En  Escúchate Psicólogos Madrid sabemos que no estás pasando un buen momento. Si sientes que podría venirte bien, ven a una primera consulta gratuita y luego decide.

LOS TERAPEUTAS
TU ESPACIO

¿QUÉ HACER FRENTE A LA TRISTEZA, O LA DEPRESIÓN?

Hablamos de depresión o decimos que estamos deprimidos, cuando nuestra energía vital y nuestra motivación para hacer cosas quedan anuladas por un sentimiento de tristeza y desgana generalizado. Nos levantamos y nos acostamos como si pasáramos por la vida sin estar realmente vivos.

Como el resto de estados emocional la tristeza es una respuesta de nuestro organismo que nos pone en aviso de algo que nos está pasando.

Normalmente las emociones que generan malestar, no están apoyadas socialmente y se tiende a evitar o eliminar rápidamente, sin pararnos a atravesarlas y permitirnos aprender que nos están diciendo.

En situaciones concretas, la tristeza es fácil de entender y acoger. Cuando sobreviene a un acontecimiento doloroso vital, como la pérdida de un ser querido, la aparición de una enfermedad propia o de alguien cercano, una ruptura sentimental… Incluso en estos casos de “tristeza permitida” solemos evitar su manifestación más allá de lo minimo y necesario. Contenemos las lágrimas o la pena porque no es el momento ni el lugar, o porque no entendemos lo que nos hace llorar. Reprimir la tristeza implica que esta se manifieste descontroladamente dando origen a estados depresivos inconclusos.

Otras veces, la tristeza se dispara y no podemos colocarla en ningún hecho que nos permita entenderla, entonces nos sentimos muy perdidos y con la sensación de que nos entendemos, de que somos débiles y no suficientemente fuertes para afrontar lo que nos pasa. Y nos metemos en una espiral que nos incapacita a la hora de tomar decisiones y coger las riendas de nuestra vida. Y el ciclo invade nuestra vida y nos detiene.

Entonces:

  • Nos encontrarnos decaídos, llorando con frecuencia.
  • Sentimos que no tenemos ganas ni energía para hacer nada.
  • Dificultad para conciliar el sueño o dormir en exceso y pasar el día en la cama.
  • Aislamiento social y dificultades para entablar relaciones nuevas por miedo a no poder dar una imagen saludable y alegre.
  • Dificultades de relación con las personas cercanas por desgana e irascibilidad. Sensación constante de vacío e inutilidad.
  • Tendemos al pesimismo, no nos vemos bien, nada nos va bien, ni hay posibilidad de que cambie.
  • Nos abandonamos a la tristeza y a la desesperanza.
  • Cualquier acto nos supone un esfuerzo tal que no lo intentamos siquiera.
  • El placer y la diversión son experiencias que no están a nuestro alcance.

Encontrarse de esta manera normalmente genera culpa por “estar enfermo”, y los que te rodean creen que tienes que animarte, salir, “echarle un poco de ganas”. Sin embargo, no se trata de actituc ni motivación, sino que realmente nuestro cuerpo y mente no pueden abordar las cosas que antes hacíamos. Estamos cansados aunque no hagamos actividades, no podemos concentrarnos ni dar respuesta a las cuestiones más cotidianas y hay un estado emocional que sólo permite sentir la tristeza.

¿ALGUNA DUDA?

Te llamaremos o escribiremos lo antes posible.

TERAPIA INDIVIDUAL

IR A TERAPIA: la oportunidad de empezar a cuidarte.
A veces es difícil continuar de la misma manera.

ARTETERAPIA

Propuestas de trabajo individual, grupal y de pareja que parten de la pintura y otras técnicas artísticas.

TERAPIA DE GRUPO

Te mostramos los grupos de terapia que a día de hoy están abiertos en nuestro Centro.

TERAPIA DE PAREJA

La ayuda terapéutica es muy importante en estos momentos de conflicto contigo y con tu pareja.

error: Content is protected !!