El agobio al llegar las vacaciones

Escúchate Psicólogos Madrid
¿ Cómo puede ser que piense en ir a un psicólogo en verano? ¿ Cómo puede ser que sienta que necesito estar conmigo en estos días en los que el calor y la gente resuenan fuera de mi?

Viene el verano, son muchas las circunstancias que pueden provocar que sienta que las vacaciones me agobian.

Llega el verano, tan ansiado para muchos. Meses en los que sales de tu rutina, ésta que ha estado ahí angustiándote por no permitirte un respiro, pero que han facilitado que te mantengas ordenado, sin mayores cuestionamientos, sabiendo lo que te tocaba hacer en cada momento. Trabajo, actividades extra que iniciaste con el objeto de incorporar novedades a tus días y que han cumplido en mayor o menor medida su objetivo, llegan a su fin.

Si observamos la naturaleza, estos meses son los de mayor actividad vital, las plantas en todo su esplendor se encuentran repletas de frutos, las crías de animales que nacieron en la primavera se desarrollan y aprenden a relacionarse. En el ámbito agrícola, las labores del campo culminan con la cosecha, se deja a la tierra reposar. Llegan las fiestas locales veraniegas, la celebración por el trabajo realizado a lo largo del año.

Igualmente, en la ciudad, los cálidos y largos días de verano dan pie a querer relacionarse más. Hete aquí casi sin gente con la que salir…has estado tan ocupado durante el año, que solo te has relacionado con compañeros del trabajo, de tus cursos y te bastaba. Y ahora te das cuenta de que apenas cuentas con gente para compartir tu tiempo, ya no es como antes, que siempre había amigos en tu misma situación, estudiantes que se quedaban en Madrid en verano como tú ahora. ¿Cómo te vives esta soledad? ¿Podría ser ésta una buena ocasión de dedicarte a ti mismo o sientes que se te echa encima la idea de estar tanto tiempo solo? ¿aparecen aburrimiento de ti, tristeza de ti?

Del mismo modo, ante la llegada inminente del verano, puede que tú también quieras disfrutar del buen tiempo…primer contratiempo, no te ves como desearías con menos ropa…en las redes sociales, los demás lucen con mejores formas que tú. Como consecuencia, sometes a tu cuerpo al estrés de perder peso rápidamente, de broncearse inmediatamente, todo para verte cuanto antes como los cuerpos que ves por todos lados…sin darte cuenta de que quizás esto te lleve a que acabes frustrado con ello… sin disfrutar en absoluto de la carrera a contrarreloj y sin haberte tenido en cuenta a ti en realidad. ¿Qué ocurre? ¿Qué no estás bien tal y como eres ahora mismo? ¿Y si pudieras plantearte el verano y el buen tiempo simplemente como una oportunidad de cuidarte mejor?

Por otro lado, llegan las anheladas vacaciones. Te da la impresión de que todos los que te rodean tienen planes. Te agobia no tener una respuesta a la pregunta que escuchas por doquier: ¿qué haces este verano? Una vez que reaccionas, ¿realmente das contestación a lo que a ti te gustaría hacer? Ante la falta de respuesta ¿te guías por lo que hacen los demás?;¿O dejas que tu entorno conteste por ti? Quizás tu temor sea que expresar lo que deseas conlleve acometer cambios en tu forma de vida y en tus relaciones y te asusta tan siquiera atisbarlo

Si por fin decides comprar un viaje a un destino que te apetece un montón, probablemente te veas obligado a viajar con determinadas personas con las que apenas tienes nexos de unión, puede ser que te sientas extraño, pues no acabas de encajar…quizás ya no te apetece tanto irte…¿qué ocurre que ni tan siquiera esto te hace la ilusión esperada?

Si tu caso es el de estar en pareja, probablemente, durante los meses en los que habéis estado más ocupados, os habéis relacionado sin mayores problemas. Es ahora que disponéis de más tiempo para vosotros cuando quizás afloren las grietas de la relación, bien porque ésta te haga sentir atado, o porque llegáis al verano con unas expectativas diferentes, quizás vuestros deseos no coincidan…¿te atreverías a ver que quizás algo no va bien?

Si la tuya es una familia con hijos, el final del curso escolar marcará el comienzo del verano. Te encuentras con que la rutina familiar se ve totalmente alterada, parece que el tiempo de vacaciones de los más pequeños se hace infinito. Al cansancio arrastrado en el trabajo se suma que tu tiempo dedicado a tus hijos se amplía, sientes que no puedes con tu vida. ¿Vives la responsabilidad de criar a tus hijos como carga? ¿Cómo es posible que el modelo de vida anhelada no te satisfaga? Quizás tengas que echar mano de familiares, abuelos, tíos de los niños…poniendo de manifiesto una vez más las tensiones que hay entre vosotros. Y cuando por fin, coincidís todos unos días de asueto, no los disfrutas, ¿qué ocurre que querrías irte, o incluso que echas de menos la rutina de los meses de invierno?

En cualquiera de estas situaciones descritas, estés sol@, acompañad@, con amig@s, con familiares, en época de crianza o en pareja sin hijos, parece que desearías darte vacaciones de ti mismo cuando puede que lo que ansíes es dejar de sentir que las vacaciones te ahogan.

Si te sientes identificado con alguno de estos casos, escúchate, dale espacio a lo que te ocurre, permítenos ayudarte en este momento. Ponte en contacto con nosotr@s.

Rita Ruiz

Psicólogo en verano

Loading

¿ Cómo te sientes estas vacaciones?

¡Gracias por tu votación!
¡Ya has votado en esta encuesta!
Por favor, elige una opción